Hay una enseñanza que tiene como base dos sabios proverbios que dicen:

  • Hay amigos que llevan a la ruina y hay amigos más fieles que un hermano.
  • No tengas nada que ver con gente violenta, ni te hagas amigo de gente agresiva, para que no imites su conducta y tú mismo te tiendas una trampa.

Ojo con esto. Si vas a rodearte de amigos, va a haber quienes te acompañen a ser la persona que vos deseas ser y, en la vereda de en frente, habrá quienes te quieran alejar de ese objetivo. Por lo general, estos últimos tienen una gran capacidad de seducción y son muy hábiles a la hora de saber “tentarte” para que seas su cómplice. Sí, dije cómplice y no amigo.

Si se te está complicando con esto de rodearte de amistades, hasta en eso Dios puede guiarte de manera infalible. Hay quienes creen que Dios puede ayudar a conseguir la mejor pareja, a hacer buenos negocios, a elegir la carrera o trabajo más conveniente… ¿y qué de la amistad? ¿No puede hacer eso? Sí, puede. Si vos se lo pedís, claro.

Andrés Orsatti
andres.orsatti@sdrlive.com.ar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *