“¡Chau amiga!”, le dice mi hija de 3 años a una nena que conoció mientras yo realizaba algunas compras en el almacén. Todos sabemos que esa expresión lejos está del verdadero significado de la palabra “Amistad”.

En la calle, en el trabajo, en los lugares de estudio, generalmente se usa esta palabra muy a la ligera: “Gracias amigo” o “Dale amigo”, careciendo también del verdadero significado de la palabra amistad.

Amigo es la persona que está con vos en las buenas y en las malas. Comparte tus alegrías y te sostiene cuando más lo necesitas. Es quien te escucha y te da un consejo justo a tiempo. Te ayuda a crecer y te alienta a seguir adelante. Jamás te deja solo, sin importar el tiempo y la distancia. Un amigo te acepta, te valora, te respeta, te comprende y no te juzga. Es quien ama, quien perdona y que daría todo para verte feliz.

Pero, ¿cuántos de nosotros hemos sido defraudados por personas que creíamos que eran nuestros amigos y que, en determinada situación, les ganó el egoísmo, el enojo, la traición? Nos dejaron solos y decidieron alejarse e ir por otro camino. Por esta razón, y muchas más, es que vemos tantas amistades que no perduran en el tiempo.

La Biblia dice: “El amor más grande que uno puede tener es dar su vida por sus amigos”.
(Juan 15:13 – DHH)

JESÚS lo hizo. El entregó su vida muriendo en una cruz para perdonarnos, para limpiarnos y para que podamos tener vida eterna. Él se entregó por amor. Amor eterno, puro, incomparable, irreemplazable.

Jesús quiere ser tu amigo, quiere estar con vos y que le permitas entrar a tu corazón para comenzar una hermosa amistad. Juntos. Para toda la vida.

Hace muchos años yo le dije a Jesús: “Te abro la puerta de mi corazón”. Él lo hizo y fue la decisión más hermosa de toda mi vida. Él, estuvo conmigo siempre, en todo momento y en todo lugar. Él me escucha, me aconseja, me guía, me da fuerzas cada día, me valora, me perdona, me ama.
¿Querés ser amigo/a de Jesús? Decile: “Jesús, te abro la puerta de mi corazón. Quiero ser tu amigo/a. Quiero caminar a tu lado. Perdoname. Sé mi Señor y Salvador.”

 

gabriela.cabral@sdrlive.com.ar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *