Sin importar cuanto tiempo llevamos casados o en pareja, todos tenemos algo para aprender y enseñar.

Aprovechando el compañerismo entre los que recién comienzan y los ya “veteranos” disfrutamos de grandes charlas y hermosos momentos, donde podemos escuchar y ser escuchados, recibiendo el consejo sabio de Dios para nuestras familias.