¡Llegó Marzo! Recuerdo que de pequeña esperaba con ansias que llegara este mes, me gustaban los preparativos, sobre todo ir en busca de útiles y chucherías nuevas para arrancar el cole. Era todo un acontecimiento, sabía que tenía que volver a madrugar, y eso significaba cada año un gran sacrificio (los que aman dormir como yo, me entenderán mucho más), pero valía la pena.

Con el paso de los años, y ya en la Universidad, Marzo pasó a ser un mes de mucha más responsabilidad y disciplina, además para tomar coraje para enfrentar a los profesores y demostrarles que incorporé y entendí los contenidos dados durante el año previo. Ya no lo esperaba con tantas expectativas… La ansiedad y el estrés se potenciaban y esto, muchas veces, nos lleva a postergar. Las razones pueden ser muchas y seguramente muchas de ellas válidas. Pero más allá de un examen, me pongo a pensar en cuántas cosas postergamos en nuestra vida, quedando en nuestra lista sin tildar porque nunca las concretamos. Algunas de ellas, puede que con el paso del tiempo hayan perdido relevancia en tu presente, pero seguramente tengas varias asignaturas que no quisieras que estén pendientes.

Uno de los libros de la Biblia, escritos por Salomón -el hombre más sabio de la historia- dice lo siguiente; “El agricultor que espera el clima perfecto nunca siembra; si contempla cada nube, nunca cosecha.” Este año, encaralo diferente. Organizate, enfrentá los desafíos y esforzate. No esperes a que se den todas las condiciones perfectas para tener valentía y dar ese paso que tanto puede costar. Un último consejito… No dejes a Dios fuera de tus planes. No dejes la fe para situaciones aisladas. Decisiones fundamentales pueden llevarte a un año 2018 lleno de victorias y un futuro increíble. ¡Ánimo y sé valiente!

Belén Romera

belen.romera@sdrlive.com.ar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *